Tania Franco Klein

Our Life in the Shadows: Contained (Self-portrait)

More
View in Room
inquire

Our Life in the Shadows (Nuestra vida en las sombras) (2016-2017). Fotografía escenificada elaborada meticulosamente para la cámara, deviene en imágenes intensas que revelan un tratamiento obsesivo del color como lenguaje para evocar un sentido de misterio y evanescencia que transcurre entre el letargo y la vigilia. Sus personajes, al mismo tiempo fascinantes y exhaustos, parecen estar al borde de la derrota y la esperanza. “En La sociedad del cansancio (Stanford University Press, 2012), el filósofo Byung-Chul Han explora la idea de que la sobrecarga de la tecnología moderna y la “cultura de la conveniencia” son el catalizador de la depresión y diversos desórdenes de la personalidad. Franco-Klein coloca esta contradicción al centro de su proyecto autobiográfico en proceso, el cual explora también la aspiración del Sueño Americano y las facetas de la perfección. —Tenemos una compulsión por nuestro desempeño y vivimos en una sociedad de logros positivista que nos ha dejado con una constante fatiga— señala. El uso de bloques de color dramáticos y audaces que sumergen a cada imagen en tonalidades separadas, funcionan de contrapeso al temperamento introvertido en la ficción de sus personajes femeninos La fotógrafa presta una atención detallada a los espacios utilizados como telón de fondo para los sentimientos que comunica. Encuentra sus locaciones tocando puertas de desconocidos y fabrica sus propios escenarios y utilería, casi siempre desde cero. Quizá por eso no sorprende que llegará a la fotografía mientras estudiaba arquitectura en México, estudiando posteriormente la maestría en fotografía de moda en la University of the Arts London en 2014. Su narrativa conlleva una ambigüedad que incita al espectador a aplicar su propia historia e interpretación y así quizá reflexione en nuestras identidades duales modernas. —Estamos siempre tratando de crear identidades mediante las redes sociales para expresar la parte buena de nosotros mismos, como si hubiera algún tipo de vergüenza de saber lo que somos del otro lado ... porque sentimos que hemos fallado en lo que se supuestamente deberíamos ser—.” Extracto de la publicación British Journal of Photography. Issue 7859. Mayo 2017. p. 27. Reino Unido.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Tania Franco Klein

Our Life in the Shadows: Toaster (Self-portrait)

More
View in Room
inquire

Our Life in the Shadows (Nuestra vida en las sombras) (2016-2017). Fotografía escenificada elaborada meticulosamente para la cámara, deviene en imágenes intensas que revelan un tratamiento obsesivo del color como lenguaje para evocar un sentido de misterio y evanescencia que transcurre entre el letargo y la vigilia. Sus personajes, al mismo tiempo fascinantes y exhaustos, parecen estar al borde de la derrota y la esperanza. “En La sociedad del cansancio (Stanford University Press, 2012), el filósofo Byung-Chul Han explora la idea de que la sobrecarga de la tecnología moderna y la “cultura de la conveniencia” son el catalizador de la depresión y diversos desórdenes de la personalidad. Franco-Klein coloca esta contradicción al centro de su proyecto autobiográfico en proceso, el cual explora también la aspiración del Sueño Americano y las facetas de la perfección. —Tenemos una compulsión por nuestro desempeño y vivimos en una sociedad de logros positivista que nos ha dejado con una constante fatiga— señala. El uso de bloques de color dramáticos y audaces que sumergen a cada imagen en tonalidades separadas, funcionan de contrapeso al temperamento introvertido en la ficción de sus personajes femeninos La fotógrafa presta una atención detallada a los espacios utilizados como telón de fondo para los sentimientos que comunica. Encuentra sus locaciones tocando puertas de desconocidos y fabrica sus propios escenarios y utilería, casi siempre desde cero. Quizá por eso no sorprende que llegará a la fotografía mientras estudiaba arquitectura en México, estudiando posteriormente la maestría en fotografía de moda en la University of the Arts London en 2014. Su narrativa conlleva una ambigüedad que incita al espectador a aplicar su propia historia e interpretación y así quizá reflexione en nuestras identidades duales modernas. —Estamos siempre tratando de crear identidades mediante las redes sociales para expresar la parte buena de nosotros mismos, como si hubiera algún tipo de vergüenza de saber lo que somos del otro lado ... porque sentimos que hemos fallado en lo que se supuestamente deberíamos ser—.” Extracto de la publicación British Journal of Photography. Issue 7859. Mayo 2017. p. 27. Reino Unido.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Tania Franco Klein

Our Life in the Shadows: Positive Disintegration (Self-portrait)

More
View in Room
inquire

Our Life in the Shadows (Nuestra vida en las sombras) (2016-2017). Fotografía escenificada elaborada meticulosamente para la cámara, deviene en imágenes intensas que revelan un tratamiento obsesivo del color como lenguaje para evocar un sentido de misterio y evanescencia que transcurre entre el letargo y la vigilia. Sus personajes, al mismo tiempo fascinantes y exhaustos, parecen estar al borde de la derrota y la esperanza. “En La sociedad del cansancio (Stanford University Press, 2012), el filósofo Byung-Chul Han explora la idea de que la sobrecarga de la tecnología moderna y la “cultura de la conveniencia” son el catalizador de la depresión y diversos desórdenes de la personalidad. Franco-Klein coloca esta contradicción al centro de su proyecto autobiográfico en proceso, el cual explora también la aspiración del Sueño Americano y las facetas de la perfección. —Tenemos una compulsión por nuestro desempeño y vivimos en una sociedad de logros positivista que nos ha dejado con una constante fatiga— señala. El uso de bloques de color dramáticos y audaces que sumergen a cada imagen en tonalidades separadas, funcionan de contrapeso al temperamento introvertido en la ficción de sus personajes femeninos La fotógrafa presta una atención detallada a los espacios utilizados como telón de fondo para los sentimientos que comunica. Encuentra sus locaciones tocando puertas de desconocidos y fabrica sus propios escenarios y utilería, casi siempre desde cero. Quizá por eso no sorprende que llegará a la fotografía mientras estudiaba arquitectura en México, estudiando posteriormente la maestría en fotografía de moda en la University of the Arts London en 2014. Su narrativa conlleva una ambigüedad que incita al espectador a aplicar su propia historia e interpretación y así quizá reflexione en nuestras identidades duales modernas. —Estamos siempre tratando de crear identidades mediante las redes sociales para expresar la parte buena de nosotros mismos, como si hubiera algún tipo de vergüenza de saber lo que somos del otro lado ... porque sentimos que hemos fallado en lo que se supuestamente deberíamos ser—.” Extracto de la publicación British Journal of Photography. Issue 7859. Mayo 2017. p. 27. Reino Unido.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Tania Franco Klein

Our Life in the Shadows: Morning Ritual

More
View in Room
inquire

Our Life in the Shadows (Nuestra vida en las sombras) (2016-2017). Fotografía escenificada elaborada meticulosamente para la cámara, deviene en imágenes intensas que revelan un tratamiento obsesivo del color como lenguaje para evocar un sentido de misterio y evanescencia que transcurre entre el letargo y la vigilia. Sus personajes, al mismo tiempo fascinantes y exhaustos, parecen estar al borde de la derrota y la esperanza. “En La sociedad del cansancio (Stanford University Press, 2012), el filósofo Byung-Chul Han explora la idea de que la sobrecarga de la tecnología moderna y la “cultura de la conveniencia” son el catalizador de la depresión y diversos desórdenes de la personalidad. Franco-Klein coloca esta contradicción al centro de su proyecto autobiográfico en proceso, el cual explora también la aspiración del Sueño Americano y las facetas de la perfección. —Tenemos una compulsión por nuestro desempeño y vivimos en una sociedad de logros positivista que nos ha dejado con una constante fatiga— señala. El uso de bloques de color dramáticos y audaces que sumergen a cada imagen en tonalidades separadas, funcionan de contrapeso al temperamento introvertido en la ficción de sus personajes femeninos La fotógrafa presta una atención detallada a los espacios utilizados como telón de fondo para los sentimientos que comunica. Encuentra sus locaciones tocando puertas de desconocidos y fabrica sus propios escenarios y utilería, casi siempre desde cero. Quizá por eso no sorprende que llegará a la fotografía mientras estudiaba arquitectura en México, estudiando posteriormente la maestría en fotografía de moda en la University of the Arts London en 2014. Su narrativa conlleva una ambigüedad que incita al espectador a aplicar su propia historia e interpretación y así quizá reflexione en nuestras identidades duales modernas. —Estamos siempre tratando de crear identidades mediante las redes sociales para expresar la parte buena de nosotros mismos, como si hubiera algún tipo de vergüenza de saber lo que somos del otro lado ... porque sentimos que hemos fallado en lo que se supuestamente deberíamos ser—.” Extracto de la publicación British Journal of Photography. Issue 7859. Mayo 2017. p. 27. Reino Unido.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Dorine Potel

Fake Faun: A true Afternoon for a Faun

More
View in Room
inquire

Fake Faun (2014) se inspira en el poema de Mallarmé L’après midi d’un faune (1876), que fuera adaptado a partitura musical por Debussy, posteriormente coreografiada por Nijinski para Les Ballets Russes en 1912 —causando conmoción y controversia épica— para luego ser adaptada por Nuréyev y actualmente reinterpretado por diversas compañías de ballet del mundo. La serie cuenta una mitología personal en la que el fauno salvaje se transforma en una joven mujer que encarna orgullosamente a la criatura sensual, sobre un fondo falso de cartón piedra, amenazada por la ciudad y las tentaciones contemporáneas. Entre edificios, en una sobredosis de luz azul. Ahora yace vencida por la urbanidad.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Dorine Potel

Fake Faun: Dead Faune

More
View in Room
inquire

Fake Faun (2014) se inspira en el poema de Mallarmé L’après midi d’un faune (1876), que fuera adaptado a partitura musical por Debussy, posteriormente coreografiada por Nijinski para Les Ballets Russes en 1912 —causando conmoción y controversia épica— para luego ser adaptada por Nuréyev y actualmente reinterpretado por diversas compañías de ballet del mundo. La serie cuenta una mitología personal en la que el fauno salvaje se transforma en una joven mujer que encarna orgullosamente a la criatura sensual, sobre un fondo falso de cartón piedra, amenazada por la ciudad y las tentaciones contemporáneas. Entre edificios, en una sobredosis de luz azul. Ahora yace vencida por la urbanidad.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Dorine Potel

Fake Faun: Milk

More
View in Room
inquire

Fake Faun (2014) se inspira en el poema de Mallarmé L’après midi d’un faune (1876), que fuera adaptado a partitura musical por Debussy, posteriormente coreografiada por Nijinski para Les Ballets Russes en 1912 —causando conmoción y controversia épica— para luego ser adaptada por Nuréyev y actualmente reinterpretado por diversas compañías de ballet del mundo. La serie cuenta una mitología personal en la que el fauno salvaje se transforma en una joven mujer que encarna orgullosamente a la criatura sensual, sobre un fondo falso de cartón piedra, amenazada por la ciudad y las tentaciones contemporáneas. Entre edificios, en una sobredosis de luz azul. Ahora yace vencida por la urbanidad.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Dorine Potel

Endgame

More
View in Room
inquire

Endgame (2014) Su título hace eco a la obra de teatro de Samuel Beckett: Final de Partida (escrita en 1957), donde a pesar de rehusarse a contar algo, la obra continua. El objeto nos remonta al universo festivo de las discotecas, esos mágicos sitios nocturnos (¡que son bastante macabros durante el día!). Primordialmente un soporte para la experimentación y prueba cierta materialidad, a imagen condensa literalmente distintos significados en uno, mediante una doble exposición invertida. Un pretexto para interpretar, contemplar y relacionar, pero prestos, antes de que la fiesta termine y fenezca.

Por favor proporcione nombre y correo para información


5.00 m 3.00 m

Approximate view with unframed print. Ask for exact available dimensions

x

Vanitas Spectacle

Tania Franco-Klein (México)

Dorine Potel (Francia)

“I die so dies the world.”

Ray Bradbury

En todas las épocas y disciplinas del arte existe cierto vínculo entre belleza y muerte, siempre que una una signifique a la otra. Como en las Vanitas holandesas, en las que bellos objetos alrededor de una calavera, advertían que de nada sirve distraerse en las banalidades de la vida, ante la inminencia de la muerte.

Arthur Danto refirió que lo bello se percibía como “el mundo que aplaza el cumplimiento de las metas más elevadas”; por lo tanto, su abuso en el arte obligó a hacer una pausa para su representación.

En nuestra época que aparenta ser lo que Guy Debord avizoraba desde 1967 como “el mundo realmente invertido [en] el que lo verdadero es un momento de lo falso”, la banal belleza parece esencial para soportar la promesa ambigua de una vida futura tras la muerte.

Danto y Debord quizá coincidirían en que tanto la belleza como lo banal son conceptos relativos que solo existen en la percepción del espectador.

En la exhibición de primavera 2017 de ALMANAQUE, Tania Franco-Klein y Dorine Potel ponen en escena experiencias que penden del imaginario de una suerte de Vanita viva en la memoria: editoriales de moda, anuncios publicitarios, cine de culto, ballet y sus adaptaciones.

Franco-Klein es al mismo tiempo el observador y lo observado, mientras que la utilería construida por Potel se presenta como un afortunado objet-trouvé. Y en ambos casos, los personajes extrañamente conocidos en algún déjà-vu actúan con artificiosa naturalidad. Un imaginario abundante en símbolos que parece haberse tejido con una belleza a la medida de cada espectador.